Cada texto aquí expuesto será acompañado del nombre de su autor original y el enlace si fuese éste algún compañero bloguero.

jueves, 3 de mayo de 2007

Le he escrito a tu nombre

Le he escrito a tu nombre
sin nadie saberlo.
Le escribo a tu recuerdo,
sin nombrarlo en mis silencios,
ningún dolor (amor) dura para siempre,
por eso al escribirte
le escribo al que vino y al que vendrá.
Nadie es el mismo,
pero todos son iguales.
Si vivo o muero,
no lo escojo, sólo me entrego.
Nade es sombra
y todos son espejos.

Le escribo a tu nombre...
sin tu saberlo,
como Buesa escribió a la mujer que siempre amó
y como quiera abandonó,
te escribo sin regreso.
Ninguno lo sabe,
pero todos se encuentran en mis versos.
Tu nombre era el amor
en mi diccionario,
pero éste ahora sólo tiene páginas en blanco.
Por eso cuando escribo del dolor
o de la alegría, del desasosiego o la esperanza,
tu nombre siempre resuena en ellos.

Ahora eres todos mis sentidos...
ya lejos y sin destino unido,
estás aquí, al lado mío,
en mis palabras, en mi delirio...
Y te escribo, sin nombrarte,
pero siempre apareces escrito.
Tú que de un tirón me borraste,
yo que no puedo dejar de nombrarte.
Pero así es el olvido.
Silencioso y aburrido.

Rosayma López Ramírez

1 comentario:

Roselio Camacho dijo...

Me gusta el poema expresa pura simple la realidades de la vida en el amor,
no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista.